1080498088802061
Si te gusta este post, ya sabes...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Teletrabajar ¿será una nueva tendencia o una moda pasajera?

En los últimos tiempos se escucha bastante esta palabra pero cierto es que, a día de hoy, en España no representa todavía una práctica generalizada. Aunque ya se empieza a escuchar como una opción para los empleados de las grandes empresas, aún no ha calado en entornos más pequeños y menos aún en las pymes tradicionales, que son la base del tejido empresarial en nuestro país.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2017 sólo el 27% de las empresas han apostado por el teletrabajo y son todavía una minoría.

Trabajar deslocalizado, en remoto, virtual, knowmad son términos utilizados tan solo por algunas personas. A la cabeza están, sobre todo, las empresas tecnológicas, más cerca siempre de la innovación, y autónomos y emprendedores que trabajan en el medio online.

La clave está en el cambio de mentalidad

Para que el teletrabajo sea la norma tendrán que pasar todavía unos cuantos años, el tiempo necesario para que se inicie en las conciencias un cambio de mentalidad en cuestiones laborales. Quizá su implantación no dependa tanto de la dimensión de la empresa como de su capacidad de adaptación al nuevo entorno laboral.

Es cierto que no sirve sólo con hacer un cambio físico y organizativo, sino que hay que trabajarse mucho esa mentalidad, ya que entran en juego valores como la disciplina, la persistencia, la automotivación, la autoformación, la capacidad de relacionarse con otros profesionales tanto virtual como “desvirtualizadamente”…, factores que conviene traer de serie o cultivarlos en buena medida. Si no, puede ocurrir que las características negativas del teletrabajo (soledad, desorganización, falta de horarios…) vayan en tu contra con el paso del tiempo.

¿Qué ventajas tiene?

Los profesionales que ya hemos probado este estilo de trabajo nos hemos dado cuenta de las ventajas que tiene, no solo a nivel profesional sino también personal. Cuando pruebas la facilidad que te ofrece el teletrabajo ya no quieres volver atrás.

Sabemos que de esta manera realizamos una gestión más productiva de nuestro tiempo, ahorramos en desplazamientos, podemos hacer reuniones via Skype desde nuestro despacho, tenemos menos interrupciones a lo largo del día, nos mantenemos más enfocados en nuestras tareas, tenemos un horario flexible y además podemos conciliar la vida laboral y la vida personal de una manera más fluida, sin sentirlo como compartimentos estancos.

Todo un conjunto de beneficios que a ti, profesional del medio online, te hacen seguir eligiendo la opción del teletrabajo como la más viable para tu vida actual.

¿Tienes ya tu propio equipo?

Nadie mejor que tú sabe si tu negocio ha llegado a un punto de evolución que te requiere muchas horas… horas que te gustaría emplear en  hacer deporte o disfrutar de tus hijos cuando llegan del cole, sin tener que volver a sentarte delante del ordenador para acabar tu interminable lista de tareas pendientes: crear una nueva carta de venta, documentar el procedimiento de atención al cliente, recopilar las facturas del último trimestre o comprobar si se han publicado correctamente los contenidos que programaste hace dos meses.

Los expertos recomiendan empezar a delegar cuando te encuentras entorno al 70% de tu capacidad de trabajo. Ante esto, y si crees que es tu caso ¿a qué esperas para crear tu propio equipo?

¿Te has planteado la opción de teletrabajar con un Asistente Virtual que te ayude con las tareas administrativas? De esta manera, dirigiendo tu pequeño equipo dispondrás de más calidad de vida y de todos los beneficios asociados.

¿Qué supone trabajar con un Asistente Virtual en remoto?

  • Para mí, el principal beneficio que obtienes es que vas a disponer de más tiempo productivo para ocuparlo en lo que tú quieras. Podrás delegarle algunas tareas de tu negocio que sean de su especialidad para que tú te liberes de realizarlas y puedas enfocarte en tu actividad principal o en tus necesidades personales.
  • Alcanzarás tus objetivos y notarás los resultados gracias a la ayuda que te presta tu asistente, sin necesidad de hacer micromanagement, es decir, sin tener que controlar todo el tiempo si está realizando lo que le has pedido, ya que el/ella misma es responsable de realizarlo y se ha comprometido a ello. Aquí entra en juego la confianza, requisito indispensable para teletrabajar con un equipo y dejar a un lado la necesidad de querer controlarlo todo.
  • Si no lo has hecho antes, este es el momento de sistematizar tu negocio. De esta manera entre los dos será más fácil recoger los procesos y documentarlos, y tendrás el feedback de tu asistente sobre si el proceso se entiende fácilmente, si hay que introducir cambios o mejorarlo.
  • Te sentirás más positivo, motivado y saludable. Tus niveles de estrés descenderán al no soportar tanta carga de trabajo y al verte apoyado por otra persona que trabaja en tu negocio.
  • No hay cargas laborales, no tienes que pagar cuotas de personal ni seguros sociales porque tu ayudante es autónomo/a y ya se encarga de hacerlo él/ella mismo/a.
  • En la relación laboral no hay dependencia jerárquica, sino de igualdad, por lo que cada uno puede aportar valor por el bien del otro.
  • El hecho de no estar en la misma ubicación no significa aislamiento, sino que gracias a las ágiles herramientas online que existen actualmente (muchas de ellas gratuitas) podemos compartir puntos de vista y sentirnos conectados.
  • El trabajo a distancia pone a prueba nuestra capacidad de confiar en la otra persona, en su ética profesional, en su profesionalidad y eficiencia a la hora de realizar las tareas solicitadas, tanto en el tiempo efectivo de trabajo como en el periodo de entrega pactado.
  • Tener respeto por los tiempos que establece cada persona para realizar su trabajo porque lo verdaderamente importante es el resultado. No exigir un horario concreto de realización de las tareas, sino que se vayan haciendo dentro de un plazo acordado, por poner un ejemplo: necesito que en esta semana subas a tal carpeta todas las facturas generadas los tres últimos meses. De esta manera tu asistente se puede organizar entre sus clientes.
  • Ambos contáis con un proceso previo de evolución y cambio de mentalidad, de creencias y hábitos que habéis tenido que desaprender y volver a aprender de otra manera. Eso lleva a que podais compartir vuestros aprendizajes en relación al negocio, para que la relación profesional sea un verdadero win-win.
  • Contar con otros teletrabajadores como tú para hacer crecer tu proyecto es apostar por el futuro, por la era del conocimiento y por los nuevos modelos de trabajo.
  • Para conseguir mejores resultados hay que crear sinergias entre las personas. Es el momento de crear equipos felices en empresas felices.
  • Teletrabajar y emprender van de la mano, al menos en los negocios online. Puedes leer más en este artículo: Un nuevo camino para el emprendedor: teletrabajo.

Estamos a tiempo de crear entre todos los teletrabajadores un modelo de cultura de empresa abierta, innovadora y más productiva, dejando atrás los viejos modelos de estructura jerárquica, controladora y basada en la presencia física. Está en nuestras manos obtener los mejores resultados de profesionales talentosos, motivados y dispuestos a ayudar de verdad a los demás.

¿Te sumas a esta revolución? Descubre cómo puedo ayudarte a mejorar tu calidad de vida.


Inma Sánchez | Asistente Virtual
www.atareadas.com
Tu mano derecha en tu negocio

 

Si te gusta este post, ya sabes...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *